Traveltips Operadora

¿Cómo será viajar en avión a partir de ahora?

Aerolíneas de todo el mundo anunciaron diversas medidas para prevenir contagios y sobrellevar la «nueva» normalidad.

A continuación un resumen de las acciones anunciadas:

1. Antes de embarcar

Las mascarillas serán obligatorias durante el embarque y el vuelo, además de mantener la distancia recomendada por los científicos, por lo que las filas para ser atendidos tendrán que ser reordenadas.

Las aerolíneas están planificando todo para minimizar el contacto físico en fases como la facturación o check in.

Se sugiere imprimir la tarjeta de embarque ya en casa, o tenerla disponible en el teléfono móvil para evitar el contacto físico.

2. Embarcando

Si antes era necesario tener paciencia en los procesos dentro de los aeropuertos, ahora tendremos que tener aún más paciencia porque todo será más lento y tomará más tiempo. Ahora tendremos procesos adicionales como la toma de temperatura.

Las regulaciones en cada aeropuerto dependerán de las políticas de cada ciudad o país, no serán en todos los casos iguales.

En el caso de tener que tomar un autobús para llegar hasta el avión, algunas empresas tomarán la decisión de incrementar la frecuencia para que sólo estén ocupados al 50% de su capacidad.

Las aerolíneas intentarán que el embarque y desembarque del avión sea más organizado, en función del asiento o empezando por la parte trasera de la aeronave.

3. Durante el vuelo

Esta es la parte más discutida y más complicada de todas.

Muchas aerolíneas dicen que dejarán libres los asientos del medio o del pasillo en aviones pequeños- para garantizar una mayor distancia entre viajeros. Aunque aerolíneas de bajo coste como Ryanair consideran que bloquear el asiento del medio es una «locura»: «inasequible» e «ineficaz» porque las aerolíneas ganan dinero cuando el avión va lleno. La única solución sería incrementando el precio del ticket de vuelo y eso representa un gran problema.

Los aviones han sido diseñados para ir llenos y aún así dejando asientos libres la distancia no llegaría a los 1,5 o 2 metros recomendado por la comunidad científica.

Otras opciones que se han discutido son el uso de equipos de protección para la tripulación y coronakits para cualquier emergencia, mover a los pasajeros de asiento para lograr que estén lo más distanciados posible cuando se pueda o la limitación, modificación o suspensión de la entrega de bebidas, alimentos y otros productos, extrema limpieza en los aviones y el uso de filtros de aire de alta eficiencia.

Se dice que en general el riesgo de contraer una enfermedad en un avión es similar al de otras áreas confinadas con densidad de ocupación alta, como un autobús, el metro o el cine por un tiempo similar de exposición», señala la IATA. «Dicho esto, el riesgo en aviones es probablemente menor que en muchos espacios confinados porque los aviones modernos tienen sistemas de filtración del aire en cabina equipados con los filtros HEPA».

4. Al aterrizar

Se evitará al máximo las aglomeraciones y se recomendará a los pasajeros viajar con poco equipaje para poder guardar sus pertenencias debajo de su asiento y no tener que tocar otras partes del aparato.

Recientemente, se han difundido casos como el extremo control en el aeropuerto de Hong Kong, donde los pasajeros deben hacerse un test de covid-19 al llegar y pueden tener que esperar horas antes de abandonar las instalaciones.

 

Todo es más complicado

Estamos ante una realidad que nunca antes habíamos vivido, sin lugar a dudas vamos a tener que ir aprendiendo con el tiempo. «Actualmente no hay ninguna medida que pueda mitigar todos los riesgos de reactivar el transporte aéreo», señalaba Angela Gittens, directora para ACI World.

«No obstante, nosotros creemos que una estrategia consistente a nivel global, basada en resultados, es la manera más efectiva de equilibrar la mitigación de riesgos con la necesidad de desbloquear la economía y activar los viajes».

Es muy importante que las medidas sean organizadas a nivel global, de esta manera la reactivación será más ordenada y los pasajeros se sentirán más seguros.

«Creo que si a una de las aerolíneas -United, American… de las grandes en EE.UU.- se le ocurre un escenario plausible que funciona, estoy seguro de que otras lo copiarán alrededor del mundo», comenta el experto Ross Aimer.

Fuente: BBC